Fondo

Historia

La Bodega EL VINO DEL DESIERTO, nace del esfuerzo, pasión e ilusión que sentimos por nuestra tierra, Los Monegros.

Como en tantas otras familias, nuestros antepasados cultivaron la vid. En nuestra casa, la Familia Mir, nuestro abuelo Manuel, nuestro bisabuelo Antonio, trabajaban 2 hectáreas de viñedo, pero al igual que la gran mayoría de las personas que habitaban por aquel entonces este territorio, llegado el momento, decidieron arrancar...

En el año 2001, José Mir, hijo de Manuel, decide plantar una pequeña viña en Lanaja, asentando de esta manera los cimientos del inicio de este proyecto. Vendimia tras vendimia, el vino que nacía de esas vides descansaba y descansa en una Cueva, una Cueva construida a mano por los milicianos en el año 1936, durante la Guerra Civil. Una Cueva ubicada bajo el “Saso” de Lanaja, con una temperatura constante durante todo el año, en torno a 16 grados, lugar ideal para la conservación del vino. Así nace el nombre de nuestra Bodega.

Pasados los años, Fernando Mir, hijo de José, decide tomar las riendas de este sueño, y, en 2010, tras formarse profesionalmente durante años en este sector, el mundo del vino, se pone sobre la mesa el desarrollo de este ilusionante trabajo.

El 25 de febrero de 2011, la Familia Mir, realiza la tercera plantación de viñedo en la familia. Se plantan 7.000 vides, y se adquiere una viña, la Viña Vieja, con más de 2.000 plantas sumando así las 4 hectáreas de viñedo que posee hoy la Bodega EL VINO DEL DESIERTO.

Tras realizar la plantación de viñedo, el pasado 3 de octubre de 2011 comenzamos a poner la primera piedra de este pequeño proyecto familiar, empezamos a poner cara a este sueño, un sueño llamado DCUEVA - DMONEGROS, comenzamos la construcción de la nueva Bodega. Tras varios meses largos y duros, el pasado 30 de junio de 2012 fueron inauguradas las nuevas instalaciones de la Bodega. A partir del 1 de enero de 2017 la denominación "DCUEVA" desaparece dando lugar al nombre actual de nuestra Bodega "EL VINO DEL DESIERTO", Fernando Mir.